3 reto escritura: Estoy de pie en mi cocina

 

Y seguimos con los retos semanales de escritura de El Libro del Escritor, ¡que el ritmo no pare, no pare, no!

Esta vez toca un poco de suspense así que… *redoble de tambores*

Semana 3: Empieza una historia con: “Estoy de pie en mi cocina…”. Debe ser un relato de suspense.

Estoy de pie en mi cocina, con el café en una mano y el móvil en la otra, cundo empieza a llover.

¿Cuánto tiempo más podré decir eso? Mi cocina, mi casa, mi habitación… Todo puede desaparecer de un momento a otro.
Sorbo el café caliente, oscuro y amargo y observo el teléfono frío, negro e inerte. Llevo dos días atento a cada una de sus vibraciones y avisos, parezco una madre primeriza con su bebé: cada vez que éste produce un sonido, por mínimo que sea, voy corriendo hacia él para ver qué ocurre. No es porque esté enganchado a las nuevas tecnologías ni me guste estar al día de las novedades más ínfimas en la vida de mis amigos y famosos, es porque espero una llamada. Una llamada que cambiará mi vida para siempre, aunque sea para destruirla. Literalmente.

Nada de lo ocurrido es culpa mía, todo ha sido un gran caso de encontrarme en el lugar incorrecto en el peor momento.

Las gotas de agua repiquetean en la ventana y en el silencio puedo escuchar claramente a la vecina de arriba prepararse para un nuevo día. Qué daría yo por recuperar la ignorancia en la que me revolcaba hace tan solo una semana, recuperar una vida ordinaria y corriente, monótona y gris. La taza de café sigue caliente en mi mano y el móvil continua silencioso. En realidad nada me asegura que me vayan a llamar, lo dijeron sí, pero puede ser como en las entrevistas de trabajo, que esperas y esperas y al final desesperas y cuando quieres llamarles tu a ellos resulta que salta el contestador. Quizá están jugando conmigo. Esperando a que me despiste para entonces… ¿Cómo lo harán? No pueden dejar pruebas, mi cadáver desaparecerá y mis padres nunca sabrán qué me ha ocurrido. Y de tener suerte y lograr conservar el aliento mi futuro no es mucho más prometedor. Pues dejará de ser mío para pasar a ser de su propiedad. Si sigo con vida será como una marioneta en sus manos, sin voluntad propia y bajo un potente foco de luz que lo deja todo al descubierto.

Quién me manda a mi salir a pasear de noche por el bosque. Qué más da si el cielo está despejado y las estrellas brillan espléndidas como diamantes en una caja de terciopelo, qué importa si es otoño y el aire es cálido y el olor del bosque te llama hacia él. No salgas de casa, corre las cortinas y ponte a ver una peli. Porque si sales deambularás por entre los pinos frente a tu casa y escucharás un sonido extraño e, insensato de ti, te acercarás a él y acabarás descubriendo una nave alienígena que ha venido a informar al gobierno de sus últimas acciones estelares. Y por muy emocionante que eso suene la verdad es que te dispararán con un taser, perderás el conocimiento (y quizá el control sobre tu vejiga) y al despertar estarás en una habitación de hotel donde en vez de desayuno te sirven un contrato de confidencialidad.

Y lo firmé, claro que lo firmé, pero eso no asegura que vaya a conservar mi cabeza pegada a los hombros. Dijeron que no hablara con nadie de lo que había visto, cómo si alguien fuera a creerme y cómo si no supiera qué quiere decir confidencial. Dijeron que me llamarían, que se pondrían en contacto conmigo para asegurarse de que estaba bien y de que lo que había visto no me afectaba, pero no llaman y creo que eso es lo que más me afecta. Primero pensé que tratarían borrarme la memoria, al fin y al cabo es lo más sencillo para ellos y lo mejor para mí, pero tras casi 78 horas la posibilidad de una muerte discreta es la única que tiene cabida en mi mente. Me han vuelto un paranoico. Incluso he pedido días de fiesta en el trabajo. No me fío ni del panadero, a quien conozco desde que nací.

El café se ha enfriado, doy un sorbo y me estremezco, odio el café frío.


 

Estoy de pie en mi cocina, con el café en una mano y el móvil en la otra, cundo suena el teléfono.

Espero que os haya gustado el relato y no dudéis en comentar y si vosotros también estáis participando en el reto dejadme vuestro blog, wordpres, tumblr o web para que podamos comentarnos mutuamente ^^

Podéis leer los otros retos AQUÍ

Anna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s