Reto 48 & 49 & 50 – Momentos decisivos

¡Y ya sólo faltan dos!

Semana 48: Escribe un relato sobre un personaje que lleva más de una semana sin dormir.

Hace ocho días que no duermo.

¿Ocho? Sí, creo que sí.

192 horas despierto.
Y sin salir de esta apartamento. Esto no os lo había dicho ¿verdad?
Nunca había tenido problemas para dormir, pero hace ocho días me acosté y no pude dormir. Así de fácil y aterrador. Conté ovejas, me relajé, pensé en cosas agradables e imaginé que dormía y soñaba entre mullidas nubes. Nada funcionó. Pasaron las horas y lo único que podía hacer era dar vueltas en mi cama. Finalmente me levanté y me di una ducha caliente pero seguía tan despierto como si hubiera dormido ya mis ocho horas. Me puse a leer y vi amanecer. Saqué un par de fotos pero no quise colgarlas en internet, no quería que nadie supiera que tenía problemas para dormir.
Desayuné y pensé que quizá si hacía un poco de deporte lograría cansarme lo suficiente como para poder dormir esa noche. Preparé la mochila del gimnasio para llevármela al trabajo y cuando tenía el pomo de la puerta en la mano sonó mi móvil. Era mi supervisora. No tenía que ir a trabajar. Había problemas eléctricos en todo el edificio y nos habían dado una especie de vacaciones a todos. Se nos enviarían mails indicándonos lo que podíamos hacer desde casa.
Pensé en ir al gimnasio de todos modos pero sólo de pensar en bajar cinco pisos de escaleras se me quitaron las ganas. Me eché al sofá y pasé toda la mañana con la mente en blanco mientras programa basura tras programa basura pasaba frente a mis ojos. Así has sido mis días desde entonces. Hay algo en mi interior que no me deja dormir ni salir de casa, que me retiene en estos setenta metros cuadrados y me nubla la mente a la luz del sol. Cuando llega la noche contesto todos los mails del trabajo y preparo alguna presentación que se me ha pedido. Pero nunca duermo. Ayer tuve que pedir comida por internet; no lo había hecho nunca antes. Ha llegado esta mañana.  La reacción del repartidor al verme ha sido sorprendente, evitaba mirarme a la cara y ha estado temblando mientras comprobaba que no se habían olvidado nada. Cuando me he despedido de él ha dado un salto y ha dejado escapar un graznido. Me ha hecho gracia y a la vez me ha intrigado. Puede que no duerma ni salga de casa, pero no he olvidado mi higiene personal.

Después de guardar la carne en la nevera he ido al baño, curioso por encontrar qué ha podido provocar en el repartidor tal reacción. Voy bien peinado y afeitado, no me huele el aliento y mis uñas estás recién cortadas. No lo entiendo.

*

Juan se miró una vez más al espejo y se encogió de hombros. Estaba todo correcto. Excepto que no era así. en su frente habían empezado a nacer una pequeñas protuberancias negruzcas, sus dientes habían empezado a afilarse y su piel tenía un tono cenizo que enrojecía alrededor de las articulaciones.
lo que Juan no podía ver, además de su aspecto real, era el demonio que poco a poco dominaba su corazón, estrujándolo milímetro a milímetro para poder devorarlo una vez dejara de latir y quedarse con el alma que habitaba en él.

Hacía ocho días que Juan no dormía. Hacía ocho días que Juan había asesinado a su mujer.

 

Semana 49: Escribe un relato sobre una novia que tiene dudas antes de su boda. Describe la tarta y los invitados.

Carmen me ha enviado una foto de la tarta cuando me estaban peinando. Ha quedado preciosa. Tiene cuatro pisos de bizcocho red velvet y están cubiertos todos ellos de una buttercream blanca como el marfil. La decoración consiste en pequeñas perlas plateadas que crean cenefas en los niveles pares y mariposas moradas de pan de ángel en los impares. Suena extraño y puede no ser lo más corriente en una boda pero así era como la quería y así es como la he conseguido. Lo único que falta en ella son las figuritas de los novios que van arriba del todo. Tiene que traerlos Ricardo, los playmobil tuneados que serán a la vez su regalo.
Estoy guapísima. El vestido plateado es precioso, largo, estrecho y de amplio escote. Dani no podrá aguantar hasta la noche, estoy segura.
María ha llamado a primera hora de la mañana desde el camión. El ramo ha quedado precioso y las flores para los centros de mesa están listas. Todo parece un sueño.
Cuando llego al ayuntamiento veo las caras de asombro de mis padres y sonrío para mis adentros.
—¡Estás preciosa! —dice mi madre—. Toma el ramo.
—Dani te espera dentro —me informa mi padre.
María tenía razón, el ramo es también como lo había pedido. Una cascada de color que resalta ante la tela plateada de mi vestido.
Entramos en la sala del ayuntamiento y todos los invitados se levantan. Siento que enrojezco y mi sonrisa se ensancha. Allí está mi familia, mis amigos del instituto y de la universidad, Marcos… ¿Qué coño pinta él aquí? Mi cuerpo sigue avanzando hasta donde se encuentra Dani con su madre pero mi cerebro no procesa la música que acompaña mi entrada ni apenas reacciona ante el abrazo de mi madre al dirigirse hacia su sitio en primera fila. Sólo el apretón de manos de Dani logra que mi mente olvide unos ojos verdes por otros azules. Sonrío, le devuelvo el apretón y me obligo a mi misma a escuchar la ceremonia. Pero mi corazón late con fuerza y no precisamente de emoción. Ver a Marcos después de casi diez años ha sido como una apuñalada en el pecho. Reprimo las ganas de girarme y recuerdo que estaba sentado junto a Javier y Lurdes, ¿quiere decir eso que forma parte de la banda? ¿Mi primer amor va a ser el pianista de la banda que toque en mi boda? Eso es una jugarreta cruel del destino. O una señal. Nunca lo he dicho en voz alta pero Marcos fue mucho más que mi primer amor verdadero. Fue la única persona que no cayó ante mis encantos. Éramos amigos, nos llevábamos genial, pero nunca pasó nada entre nosotros y por eso siempre he tenido clavada la espinilla del “y si…” ¿Y si es él mi media naranja? ¿Y si nunca llego a sentir algo parecido por otra persona? Todos los sentimientos que he ido reprimiendo en los últimos años acaban de explotar ante mí y no sé si puedo evitar que manchen a alguien. Respiro hondo y por el rabillo del ojo veo que Dani me observa. Sonrío y veo que se tranquiliza. Tengo una decisión que tomar.

Imagino una balanza tras del juez de paz y coloco todo lo que siento por Dani en un lado, luego lo que he sentido por Marcos en el otro. Están bastante igualados. Añado los grandes momentos vividos con una y con el otro y obviamente gana Dani, resto los enfados y las discusiones y los platos vuelven a colocarse a una altura parecida. Nada de esto me ayuda. Son personas diferentes, sentimientos parecidos y situaciones opuestas. Marcos siempre será un inalcanzable, la representación de un sentimiento puro incorrupto por la realidad y no puedo basar mi futuro en un sueño infantil. El amor absoluto y puro existe, pero no está exento de sus malos momentos, sus situaciones difíciles que se encargan de hacerte crecer y evolucionar, de darte la perspectiva adecuada para disfrutar de lo que realmente vale la pena. Y quiero vivir todo ello con Dani.
—Sí quiero.

Semana 50: Escribe un relato sobre una fiesta, un grito y una mentira que cada vez crece más.

—Tía, ¿has oído lo que dicen del chico nuevo?
—¿De quién de Javi? —digo girándome. Miranda se sienta junto a mí en los escalones que dan al jardín y asiente.
—Aunque creo que prefiere que le llamen Jay, resulta que ha estado mucho tiempo en Estados Unidos y así le llamaban allí.

—Creía que había estado en el Canadá —respondo. Javi, o Jay, es de quién habla todo el mundo estos días. El chico nuevo del instituto, guapo y misterioso.
—Bueno, América —dice Miranda poniendo los ojos en blanco.
—Mujer, no es lo mismo —la chincho. Doy un sorbo a mi vodka con limonada y observo a la gente que va llegando a la fiesta. Las celebraciones de inicio de curso de Laura son famosas, seguro que esta noche alguien se lía con quien no debe o acaba con fotos vergonzosas subidas a su Instagram.
—¿Crees que vendrá? Jay, digo —Me encojo de hombros.
—Supongo. Seguro que Laura le ha invitado.
—¿Estáis hablando de Javi? —Mirando y yo alzamos la vista y nos encontramos con Antonio, cereza en una mano y cigarrillo en la otra. Asentimos.
—He oído que le echaron de su antiguo instituto por ir drogado.
—¿En serio? No tiene pinta de yonki —digo sorprendida.
—Pues Patri me dijeron que era él quien trapicheaba. Que era camello. Mira, allí está, ¡Patri! —grita Miranda. Se levanta e indica a Patricia a que se acerque. Con ella vienen también Julia y Sergio. No hay sitio en los escalones para todos así que me levanto yo también y cojo el cigarrillo de Antonio para darle una calada.
—Es verdad, me lo dijo Luisa. Su tía trabaja en el instituto, así que debe de saberlo de primera mano —dice Patri.
—No digo que Luisa sea una mentirosa —interviene Sergio—, pero ya sabéis lo que le gusta exagerar.
—A mí la info que me ha llegado es que sí que trapicheaba y que encima estaba compinchado con uno de sus profes. Como en la serie esa.
—¿Y qué pasó con el profe?

—Ni idea, a mí solo me ha llegado lo de Jay.
—¿Estáis hablando de Jay?
Esa pregunta fue repitiéndose a lo largo de la noche y las habladurías y rumores evolucionaron hasta colocar al chico como capo de una pequeña red de narcotráfico estudiantil que no sólo contaba con la ayuda de profesores si no también del cuerpo de policía. Si había tenido que volver a España era porque los bandas locales le habían amenazado, a él y a su familia, por meterse en sus negocios y quitarles la clientela.
—Esto es imposible. Se os está yendo la olla —dijo alguien. El círculo de comentaristas de la vida de Jay era ya de la fiesta entera. La música olvidada y el alcohol relegado a segundo plano.
—Que alguien se lo pregunte cuando venga.
—¿Pero va a venir?
—Claro que sí, bien querrá hacer amigos.
—¿Creéis que traerá hierba o algo?
—¿Os lo estáis pasando bien? —preguntó una voz aguda tratando de sonar fría y distante pero supurando histeria.
Era Laura, ceño fruncido y brazos en jarra.
—¿Por qué nadie está bailando? ¿Por qué no estáis twiteando lo bien que os lo estáis pasando?
—¿Va a venir Javi?
—¿Le has invitado?
—¡Esta es mi fiesta! No la del puto Jay de los cojones —chilló Laura—. ¿Se puede saber qué es lo que veis en él?
—A mí también me gustaría saber qué he hecho para merecer tanta atención.

Laura se giró y se encontró con Jay a sus espaldas, una sonrisa divertida en los labios y las manos en los bolsillos.
—Fuera de aquí, no estás invitado. ¡Es mi fiesta! —volvió a gritar Laura—. Nadie me roba el protagonismo en mi propia casa.
La chica empujó a Javi pero lo único que logró fue tropezar con sus propios pies. Se balanceó sobre los zapatos de tacón, perdió el equilibrio y tratando de mantenerse en pie trastabilló hasta quedarse sin superficie plana. Laura cayó a la piscina con un sonoro ¡chof!

—¡FUERA TODOS DE AQUÍ! La fiesta se ha acabado -farfulló con la boca llena de agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s